La parte negativa del Grand Prix que no te han contado: es inadmisible

El Grand Prix se estrenó por todo lo alto el pasado lunes en las pantallas de TVE, pero no todo fueron buenas noticias.

Millones de españoles se agolparon en frente de la televisión el pasado lunes 24 de julio para ver el Grand Prix. Tras 18 años de espera Ramón García volvía la gran pantalla para presentar «el programa del abuelo y del niño». Las redes sociales ardían como nunca antes en los minutos previos a que sonase la canción del Grand Prix. Sonó, y a partir de ese momento millones de jóvenes se transportaron indirectamente a la infancia para recordar aquellos momentos con sus seres más queridos.

grand prix
No todo han sido buenas noticias en el Grand Prix – Fuente Instagram @gradprix_tve – Tele-visionando.es

Los datos de audiencia del Grand Prix fueron mucho más que excelentes. Más del 25% de la población televisiva española se encontraba en estos momentos viendo TVE. Llegaron a picos por encima de los cinco millones de espectadores, superando por mucho a sus rivales. Telecinco, por ejemplo, solo pudo obtener un 6,5% de share y poco más de 500.000 espectadores de media durante la sonada película Gladiator. Nadie le pudo hacer la competencia después de 18 años en el imaginario colectivo de los telespectadores en España en verano.

Cristinini, objetivo de críticas por parte de los espectadores: desaparecida en redes

No todo han sido buenas noticias para los espectadores del Grand Prix de TVE. Durante la emisión todo parecía ir como la seda. Ramón dirigía su programa favorito y sus dos colaboradoras llevaban en volandas la emisión. Ellas eran Michelle Calvó, actriz e influencer, y Cristinini, una de las mejores streamers de habla hispana en Twitch.

cristinini críticas redes
Cristinini, desaparecida en redes tras el Grand Prix – Fuente Instagram @iamcristinini – Tele-visionando.es

La parte negativa del Grand Prix llegó justo después del término de la emisión de su primer programa. Cristinini fue objeto de muchas críticas en redes sociales por motivos a priori un tanto extraños. Muchos usuarios comentaron en Twitter que no se adaptaba para nada bien: «Vaya cagada poner a la Cristinini esa comentando y pisando al Ramonchu. Es un chirrido constante», apuntó uno de ellos.

Otros, en cambio, arremetieron contra toda la comunidad streamer española: «¿Por qué han metido a la Cristinini en el Grand Prix por favor que no puede tener menos gracia…. Acaben con los streamers porque yo no voy a poder con esto».

El mundo de la televisión siempre puede y debe estar sujeto a la crítica, pero hay límites que no se deben cruzar. Desde que estos mensajes salieron a la luz en las redes sociales Cristinini no ha vuelto a compartir nada ni por Twitter ni por Instagram. Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo y le mandamos todo el ánimo posible en estos momentos.

Impostazioni privacy