Uno de los mejores retratos del sur de Estados Unidos en el cine

Ha sido retratado centenares de veces en la historia del cine. Uno de los mejores retratos del sur de Estados Unidos en el cine  

El sur de Estados Unidos ha sido retratado en centenares de películas a lo largo de la historia del cine. Mucho antes de que Harper Lee hablara abiertamente del racismo en una época en la que nadie se atrevía a hacerlo. También de que Robert Mulligan adaptara su magistral Matar a un ruiseñor dos años después. Decenas de western habían tratado de reflejar la forma de vida en esa parte del gigante americano.

Película sur Estados Unidos
Uno de los mejores retratos del sur de Estados Unidos en el cine – Tele-visionando.es

Las películas del Oeste son sin duda uno de los mejores ejemplos de esta tendencia. El Sur era visto en sus historias como un desierto cubierto de canícula. Lo era en la que los lugareños apenas podían reunir la inteligencia suficiente para articular dos frases seguidas. También en la que, a pesar de que diligencias y ferrocarriles rodaban ya de costa a costa. Sus habitantes parecían ajenos a los avances tecnológicos, haciendo gala de un comportamiento rudo y extremadamente violento que se veía reflejado en su lenguaje tosco y malsonante.

Una interpretación de manual

Pues bien, uno de los mejores retratos sureños está lejos de enmarcarse dentro del género western. De hecho, ni siquiera puede situarse en el siglo XIX sino en un muy cercano siglo XXI. Tres anuncios en las afueras es quizá la mejor muestra de trabajo de Martin McDonagh. La sinopsis oficial reza así: «Mildred Hayes (Frances McDormand), una mujer de 50 años cuya hija adolescente ha sido violada y asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la Policía de su pueblo, Ebbing, al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y que se haga justicia. Su primer paso será contratar unas vallas publicitarias denunciando la situación y señalando al jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson), como responsable principal de la pasividad policial»

Frances McDormand está absolutamente inmensa en su papel de madre consumida por el dolor y recelosa de todos los que la rodean. Sean familiares, conocidos o policías que desean echarle una mano para mejorar su angustiosa situación. Su prepotente gesto de indiferencia. Su incapacidad para esbozar una sonrisa ante una vida que no ha hecho más que ensañarse con ella le valieron el Oscar a mejor actriz principal en 2017.

Una interpretación de manual
Frances McDormand y Sam Rockwell – tele-visionando.es

Mención especial también merece Sam Rockwell que ya nos deleitó como el sádico William Wharton en La milla verde de Frank Darabont y que vuelve a hacerlo en este filme como un policía que padece una borrachera crónica.

Impostazioni privacy