‘The Killer’, la nueva película de Fincher y su cómic inspiración

David Fincher estrenó ayer su nuevo thriller en Netflix, ‘The Killer’, basado en un cómic. Tele-visionando te trae la novela gráfica.

‘The Killer’ es un comic creado por el escritor Alexis Nolet (bajo el pseudónimo de Matz) y el artista Luc Jacamon cuyo argumento sigue la vida de un letal sicario.

Fassbender en el cartel de The Killer.
Fassbender en el cartel de The Killer – (Fuente: twitter @HIDEO_KOJIMA_EN) – Tele-visionando.es

Hablar de David Fincher es hablar de uno de los mejores directores de thrillers de la última época con éxitos como ‘Seven’ ‘El club de la lucha’, ‘Alien 3’ o ‘La red social’. El cineasta, reconocido amantes de los cómics y la novela gráfica, se inspiró en la obra del escritor Matz y el artista Luc Jacamon para su nuevo éxito, ‘The Killer’. Film y cómic comparten el mismo nombre. La novela gráfica francesa empezó a publicarse en 1998 en el país galo y no finalizó su serie hasta 2017. Un éxito en el mundo de las viñetas como pocos que tratará de replicar la película.

Para replicar el buen recibimiento que tuvo el cómic, Fincher ha contado con un elenco sobresaliente: Michael Fassbender, Tilda Swinton, Andrew Kevin Walker… Un buen seguro para colocar a ‘The Killer’ como una de las películas más vistas en Netflix

¿De qué va la novela gráfica?

‘The Killer’ cuenta la historia del asesino al cual nunca se le pone nombre durante ocho años. En ese período viajaremos con el protagonista por Europa, América y Oriente Medio. Sin embargo, como no podía ser de otra manera en una novela gráfica francesa, la historia comienza en París, ciudad muy dada a las intrigas y al espionaje, con el enigmático sicario vigilando un apartamento. De una de estas viñetas surge la icónica portada de uno de sus tomos.

Portada del cómic de The Killer en Norma.
El Asesino, portada del cómic de Norma Editorial – (Fuente: Twitter @NormaEditorial) – Tele-visionando.es

El Asesino, por poner un nombre a nuestro protagonista, actúa como narrador además de como un personaje mostrando en todo momento una gran complejidad emocional, cierta facilidad para las crisis existenciales y con la capacidad de encontrar siempre excusas para justificar su trabajo de sicario.

Los monólogos personales son una constante durante toda la obra de Matz. Podemos decir que es un antihéroe ya que, pese a ser un asesino amoral, llega a caer bien. Nunca se muestra arrepentido ni tiene carga emocional o vínculos sentimentales con las víctimas. Sin embargo, a medida que avanza la obra se va evidenciando que al asesino le cuesta creerse, incluso, sus propias palabras. Una gran curva del personaje.

Una gran obra para que cualquier amante de los thrillers se acerque al mundo de la viñeta. Además, su apartado visual está al mismo nivel que su gran argumento.

Impostazioni privacy