El origen de los Oscar: ¿por qué se llaman así?

Los Oscar son los máximos galardones al mérito cinematográfico. El origen de los Oscar: ¿por qué se llaman así?

Todos los amantes del cine esperan ansiosos al mes del marzo. Y es que es en el tercer mes del año cuando tiene lugar la ceremonia de entrega de los Premios Oscar, los máximos galardones de la industria cinematográfica, que reconocen el mérito de la mayoría de profesionales de la industria -salvo, tal vez, los actores de doblaje-. Estos premios llevan repartiéndose desde 1929. Pero, ¿sabes cómo nacieron?

Origen Oscar por qué llaman así
El origen de los Oscar: ¿por qué se llaman así? – Tele-visionando.es

Todo apunta a que la iniciativa corrió de la mano de Louis B. Mayer, presidente de la todopoderosa Metro-Goldwyn Mayer. En 1928 se organizó un evento de escasa repercusión que se denominó Premios al Mérito, que decidió dividir los trofeos en doce categorías para poder así condecorar a intérpretes, cineastas y guionistas por igual.

No fue hasta el año siguiente, a principios de 1929, cuando pasaron a denominarse Premios de la Academia y fueron entregados, esta vez sí, por todo lo alto en un lujoso hotel de Hollywood. En aquel momento, se dieron los nombres de los ganadores el mismo día de la ceremonia. Una tradición que sería desechada definitivamente una década más tarde, cunado el periódico Los Ángeles Times filtró los nombres de los afortunados antes de tiempo.

A partir de ese momento, decidió sustituirse este sistema por otro más seguro, uno que no dejara lugar a dudas y en el que la identidad de los premiados estuviera salvaguardada hasta el mismo día en el que recibieran el galardón. Se decidió optar por los sobres cerrados, un método que también se ha incorporado en la ceremonia del Balón de Oro, centrada en los mejores futbolistas del año. Desde entonces no han existido filtraciones de ningún tipo en ninguna edición.

El nombre

Aunque pueda parecer que encierra una explicación grandilocuente, la verdad es que la elección del nombre es bastante afortunada y anecdótica. Fue idea de Margaret Herrick, una de las grandes ejecutivas de la Academia, quien comentó en tono de broma que el hombre esculpido en la estatuilla le recordaba a su tío Óscar.

El nombre
A partir de 1949 se implantó el sistema de los sobres cerrados para evitar filtraciones – Tele-visionando.es

Tan solo hizo falta el empuje de la prensa para popularizar la nueva denominación. El columnista Sidney Skolsky lo empleó en un artículo que elogiaba a una entonces jovencísima K|atherine Hepburn. Desde entonces el vocablo se ha empleado de manera oficial, llegando incluso a reemplaza en muchas ocasiones la antigua denominación de Premios de la Academia.

Impostazioni privacy